¿Qué actitudes de los padres contribuyen al fracaso escolar?

La mayoría de las madres y los padres damos mucha importancia a los estudios de nuestros hijos, y pensamos que si les va bien en ellos tendrán más oportunidades de poder labrarse un buen futuro. Pero no siempre tenemos claro cuál es nuestro papel en su aprendizaje y cómo debe ser nuestra relación con la “Escuela”, de modo que a menudo puede que estemos adoptando conductas que quizás no sean las más adecuadas u óptimas para contribuir a su buena educación.

En la sociedad actual concedemos mucha importancia a la formación y a las calificaciones académicas de nuestros hijos, y cada vez más a menudo se nos dice desde diferentes ámbitos que nuestra implicación como padres en sus estudios incide directamente en los resultados escolares que obtienen. Muchos padres nos volcamos en la educación de nuestros hijos e invertimos, de acuerdo a nuestras posibilidades, mucho dinero, tiempo y emociones. Sin embargo, los resultados no siempre son los esperados, por ejemplo, más de un tercio de nuestros hijos repite al menos un curso antes de terminar la Educación Obligatoria. Es obvio que las administraciones y los centros educativos tienen una gran responsabilidad en las elevadas tasas de fracaso escolar, pero nuestro desconocimiento y/o desorientación sobre cuál ha de ser nuestro rol en el aprendizaje de nuestros hijos puede estar contribuyendo también al problema.

Hay muchas preguntas a las que no siempre sabemos dar respuesta: ¿tenemos que estudiar con nuestros hijos?, ¿ayudarles con los deberes?, ¿preguntarles la “lección”?, ¿revisar y corregir los trabajos escolares antes de que los entreguen?, ¿darles premios si sacan buenas notas o aprueban?, ¿debemos ponerles tareas extras?, ¿es conveniente llevarles a alguna academia o a profesores particulares?, ¿tenemos que “controlar” sus agendas escolares?, ¿cuándo es conveniente hablar con los profesores y los otros padres sobre la marcha del curso?, ¿debemos estimularles con actividades extraescolares?, etc. Y, a veces, las respuestas que damos a estas cuestiones no son las más acertadas. Veamos a continuación media docena actitudes que adoptamos con cierta frecuencia y que pueden resultar contraproducentes para el aprendizaje y la educación escolar de nuestros hijos: Sigue leyendo

Anuncios
Imagen

¡¡¡NINGÚN CENTRO SIN UN COMPROMISO PARA MEJORAR!!!

¡¡¡NINGÚN CENTRO SIN UN COMPROMISO PARA MEJORAR!!!

Pongamos en marcha entre todos una campaña para mejorar nuestro sistema educativo, destinada a profesores y familias que quieran asumir este reto.

OBJETIVO: que todos los colegios, institutos y AMPAS publiquen en sus web las acciones concretas de mejora que se comprometen a realizar para terminar con el fracaso escolar en sus centros