Una reflexión sincera de un profesor sobre por qué no se soluciona el fracaso escolar

Juan, un profesor de Enseñanza Secundaria, ha publicado a comienzos de este curso 2014-15 la siguiente reflexión sobre la situación que viven los adolescentes que se ven abocados al fracaso escolar. Sus palabras aclaran  el por qué este problema no se soluciona:

En estas semanas de principio de curso he estado comentando con colegas conocidos la situación en algunos centros. En concreto me refiero al ámbito de los ciclos formativos y a la nueva propuesta escolar – sustituta de los PCPI – que capacita, al término del mismo, si el resultado es satisfactorio, para ingresar en un ciclo medio.

Se pone claramente de manifiesto la incapacidad administrativa para ofertar productos adecuados a un alumnado con intereses y frustraciones diversos, también la enorme dificultad de motivación para cierto tipo de jóvenes desertores del itinerario que la ESO ofrece, así como la incompetencia de ciertas familias para acompañar, ayudar, motivar y alentar a sus hijos en la trayectoria formativa. Por si esto fuera poco, no existe apenas coordinación docente, la mayor preocupación se concreta en sobrevivir hasta que el curso finalice con el menor coste neurológico posible para ciertos docentes. Es habitual escuchar aquello de que: el alumnado estudia o no estudia, tiene interés o no, es conflictivo o colaborador, exitoso o desastroso…Se escucha a menudo: “ Yo no estoy dispuesto a aceptar en mi clase a estos tres o cuatro alumnos que no me dejan trabajar. Que haga la jefatura de estudios, el psicopedagogo o cristo que lo fundó lo que sea, pero yo no les voy a dejar entrar hasta que acabe el curso.”

Yo les he apuntado, teniendo en cuenta la diversidad en la clase, que el equipo docente se ponga de acuerdo en los criterios a seguir, que podrían trabajarse proyectos abiertos sobre lo que al alumnado le motive más, que se debería incentivar la actitud positiva, evitar el encorsetamiento que el currículo impone, hacerlo flexible… La respuesta habitual es : “ como no me traen el libro yo no puedo trabajar los temas” , “ ¿cómo voy a preparar actividades diferentes para trabajar simultáneamente en el aula?”, “ estos jóvenes no tienen ningún interés, no vale la pena el esfuerzo…”, “ hablar con los padres es otra tontería porque no van a hacer caso; no se van a preocupar “…

Al final, lo de siempre, que cada cual sobreviva como sepa y pueda. Pocos se preguntan qué puedo hacer para que estos jóvenes se interesen por algo, qué ofertas les puedo hacer, cómo las voy a implementar, qué proyecto común para todos puedo ofrecer como aliciente para hacer grupo, podríamos formar una comisión de convivencia para valorar y enjuiciar situaciones distorsionantes…

Ciertamente la situación es compleja, no le vamos a restar dificultades, pero como me decía mi abuelo “ entre todos la mataron y ella sola se murió“.

Necesitamos que muchos más profesores, padres, madres y estudiantes verbalicen esta situación, tenemos que hablar en público de esto si realmente queremos solucionar el problema del fracaso escolar. Es un error querer defender la Educación Pública ocultando o negando los problemas que tiene asociados al fracaso escolar. La mejor defensa que podemos hacer de la Educación Pública es terminar con el fracaso escolar.

CAMPAÑA: ¡NINGÚN CENTRO SIN UN COMPROMISO PARA MEJORAR!

Comentario realizado por Gretel OCTUBRE 6, 2014

Pues yo voy a ser sincero también.
La educación se ha de realizar desde el ámbito de la disciplina, y no desde el amiguísimo con el alumno. Primer fallo. No puedes colocarte al mismo nivel que el alumno. Es el alumno el que ha de reconocer que tu nivel es superior tanto en educación como en conocimientos, y ese ha de ser su referente y objetivo. O progresas o nadie te hará caso y permanecerás en un nivel inferior y separado de una sociedad que avanza. Eso es lo que ha de entender el alumno.

Segundo fallo. Muchas reuniones, intentos de acuerdos y propuestas, pero ninguna concreción. Reunión de pastores.

Tercer fallo. Una persona que no ha pisado una empresa no puede enseñar herramientas de trabajo ni orientar al alumno hacia el esfuerzo ni disciplina empresarial.

Cuarto fallo. Separar la paja del trigo tiene sus inconvenientes. Solo hay que ver el índice de aprobados en un PCPI, y por qué no, investigar un poco en los gastos que supone al estado en recursos humanos y ayudas que no llegan a ningún fin. Esto también va para cualquier tipo de programa para mejora educativa.

Quinto fallo. Sigue sin haber un gran acuerdo a nivel educativo por parte de los políticos. Si uno dice blanco, el otro necesariamente ha de decir negro.

Saludos

  • En nuestro sistema educativo existen algunos consensos que se cuestionan abiertamente en este comentario:
    1. Lo que caracteriza los modelos educativos en las sociedades democráticas y el método científico, es que se asientan en la fuerza de los argumentos frente a la imposición de la autoridad como ejercicio de poder y no de racionalidad.
    2. Calificar como “reunión de pastores” las reuniones que los profesores deben mantener para coordinar acciones en los centros, además de ser una frase como mínimo desafortunada, no se ajusta a un modelo educativo que valora el trabajo en equipo, la colaboración, etc.
    3. Para enseñar cualquier materia en ESO o Bachillerato o conducir el aprendizaje dentro de las mismas, no es necesario haber ejercido profesionalmente la disciplina: para enseñar literatura no hace falta ser un novelista, para enseñar física no hace falta haber estado investigando en un centro de astrofísica, etc.
    4. “Separar la paja del trigo” se opone radicalmente al principio que rige la enseñanza obligatoria, que no es otro que garantizar que todos los jóvenes adquieran unas competencias consideradas como mínimas y fundamentales para garantizar la cohesión de nuestra sociedad.
    5. Sobre los cuatro puntos anteriores hay consenso entre todos los partidos con representación parlamentaria en nuestro Estado, lo cual no quiere decir, que ese consenso exista entre todo el profesorado de nuestro sistema educativo, aunque ello suponga un incumplimiento de las leyes en vigor.

    Sin duda el hecho de que haya profesores y padres que piensan de esta manera, es un obstáculo muy importante para poder reducir y terminar con el fracaso escolar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s