La elección del centro y la prevención del fracaso escolar

¿Qué aspectos, indicadores, datos, etc. hay que tomar en consideración antes de elegir el centro educativo donde escolarizar a nuestros hijos?. A continuación vamos a dar algunas respuestas a esta cuestión, pensando en que la elección que hagamos contribuya a incrementar la probabilidad de que nuestros hijos logren un buen aprendizaje, para lo cual vamos a partir de la idea de que ello será más fácil si cuentan con el adecuado apoyo que les puedan proporcionar los docentes, el centro y nosotros mismos en sintonía con ellos.

Existen algunos indicios que apuntan a que este objetivo se puede lograr más fácilmente en unos centros que en otros pensando en el conjunto del alumnado:

  1. El horario. Hay que evitar los centros con horarios de clases concentrados, sin apenas descansos entre asignaturas. Son preferibles en este sentido los centros con jornada partida. Quizás a algunos de nosotros no nos convenga, pero si pensamos en nuestros hijos no hay duda de que es lo que más les conviene para obtener un mejor rendimiento. Sobre esta cuestión tenéis más información a vuestra disposición en ¿Por qué la jornada continua contribuye al fracaso escolar?.
  2. El Proyecto Educativo del Centro. Antes de matricular a vuestros hijos en un Centro, leed su Proyecto Educativo, su Programación General Anual (PGA) y su Reglamento, estos documentos son el CONTRATO que los Centros suscriben con las familias, y como todo contrato es muy importante leer la “letra pequeña”. Si no podéis encontrar estos documentos en la web del Centro, sospechad, no os fíes, es su “obligación” tenerlos disponibles allí. Si el Centro publica estos datos en su web, probablemente sea un Centro comprometido con la deseable transparencia que debe existir en todos los centros educativos.

Si no sabéis qué son estos documentos, informaros, es vuestra responsabilidad (como cuando firmas una hipoteca, un seguro, un préstamo…). Valorad especialmente en esos documentos:

  • Su concreción, las referencias específicas al entorno del Centro y a las características de sus alumnos.  Desconfiad de los documentos demasiado generalistas e indefinidos.
  • El que se garanticen adecuadamente los derechos de los alumnos, recordad que son menores.
  • Los espacios de información y participación abiertos a todas las familias.
  • Las referencias al trabajo en equipo y a la coordinación del profesorado.

El este enlace puedes encontrar información de por qué el Proyecto Educativo de un Centro es un elemento clave para evitar el fracaso escolar.

  1. Los deberes. Hay que averiguar si el centro tiene alguna política específica sobre este tema, y qué tipo y cantidad de deberes han mandado a los alumnos el curso pasado. Si es común que en el centro se manden deberes para los fines de semana o los periodos de vacaciones, o que los mismos impliquen en términos generales una dedicación de más de una hora diaria, pueden ser un buen motivo para descartar a un centro. Para ampliar los argumentos que apoyan esto puedes consultar ¿Contribuyen los “deberes” al fracaso escolar?.
  2. Las academias y las clases particulares. Conviene sondear discretamente a las familias que tienen estudiantes matriculados en el centro sobre si llevan a sus hijos a clases particulares y academias como consecuencia de haber suspendido alguna o varias asignaturas. Si esto es así, significará que el centro no ha tomado las medidas oportunas para apoyar a los alumnos que muestras dificultades para seguir las explicaciones de los docentes, o que la metodología que se utiliza no está adaptada al perfil de esos alumnos. Cuando este tipo de prácticas están extendidas entre las familias de un centro, es un indicador suficiente para no matricular a nuestros hijos en el.
  3. Los libros de texto. Desconfiad de los centros que trabajan de manera habitual con libros de texto, los motivos los tenéis aquí: ¿Por qué los libros de texto contribuyen al fracaso escolar?.
  4. Los grupos de clase. En aquellos centros donde hay más de un grupo por curso, es relevante saber cuáles son los criterios que se aplican en el centro para su conformación. Si la información que obtenéis indica que la opción del centro es constituir grupos homogéneos académicamente, esto es, concentrar a los estudiantes en un grupo o en otro atendiendo a su rendimiento académico, tenéis un buen motivo para no matricular a vuestros hijos en ese centro. Si la escusa que el centro utiliza para hacer esta discriminación es la imposibilidad de realizar grupos heterogéneos porque el centro tiene grupos “bilingües”, etc. no lo creáis.
  5. La información a las familias. Es difícil que las madres y los padres se puedan implicar adecuadamente en la educación de sus hijos y colaborar con los centros si estos no les facilitan información y espacios para ello. Por eso es muy importante averiguar si los centros propician varias reuniones de los docentes con los padres a lo largo del curso, si las tutorías se adaptan a la disponibilidad de los padres, y si la información que se les facilita al final de cada evaluación no se limita a la relación de las calificaciones, aportándoles un informe donde se valore la adecuación del rendimiento de los alumnos a sus capacidades y posibilidades, y en el que se incluyan las medidas educativas que se proponen por parte del equipo docente para que los alcancen lo mejor posible los objetivos de aprendizaje que correspondan.
  6. Los estudiantes repetidores. Hay que intentar saber cuál es el porcentaje de estudiantes a los que se les ha obligado a repetir el año pasado en los distintos cursos, así como el porcentaje de estudiantes que ha promocionado con una o varias asignaturas suspensas. Si estos porcentajes no son testimoniales, deberíais pensar que quizás también vuestros hijos pueden verse en el futuro en esa situación si los matriculáis en ese centro.
  7. Los planes de mejora. Visitad la web de los centros y buscad si tienen y hacen públicos algún tipo de compromisos, planes, estrategias, etc. orientadas a mejorar de un curso a otro el funcionamiento del centro y el aprendizaje de los estudiantes. Si un Centro no cuenta con este tipo de planes y compromiso, desconfiad, un centro que no reconozca que tiene cosas que puede mejorar y se comprometa a ello, puede estar instalado en el conformismo, y no preocuparle la mejora continua inherente a los procesos educativos.

Para poder recabar toda esta información, y tomar una decisión en consecuencia, lo ideal sería (aunque no siempre resulta muy factible) que pudierais entrevistaros con la dirección de los centros y con algunos de sus profesores, analizar con un cierto detalle la web de los centros, preguntar a familias que podáis conocer que tengan hijos matriculados en los centros, etc.

Si después de leer todo esto, llegarais a la conclusión que no conocéis ningún centro que reúna las características que hemos ido señalando, o no podéis (por distintos motivos) escolarizar a vuestros hijos en el centro que os gustaría, y en consecuencia tenéis que optar por un centro que no responde a lo que hemos ido señalando, en esta situación con mayor motivo es muy importante que os comprometáis con la mejora de los centros, implicaros con los espacios de participación que tengan abiertos los centros (tutorías, reuniones, etc.), con las asociaciones de madres y padres, estas asociaciones son un elemento fundamental para contribuir a esta mejora. Si tenéis dudas sobre esto último os invitamos a leer este pequeño artículo: ¿Cómo pueden las AMPAS contribuir a terminar con el “fracaso escolar?”.

Como veis, los criterios que os proponemos para elegir centro para vuestros hijos no ponen en un primer plano la utilización en los centros de metodologías de aprendizaje especialmente novedosas, o las recomendaciones habituales que se hacen en la mayoría de foros, o que los propios centros suelen utilizar para llamar la atención de las familias, esto es: la oferta de actividades extraescolares, la calidad de las instalaciones del centro, la carácter bilingüe del mismo, el equipamiento informático, los intercambios o excursiones, etc. Estas cuestiones, pueden que os resulten importantes, pero no dejan de ser hasta cierto punto accesorias si realmente lo que queremos es contar con las mayores garantías para que nuestros hijos tengan un buen aprendizaje, y prevenir posibles situaciones de fracaso escolar que les puedan afectar.

(Si lo deseas puedes comentar el artículo, tus comentarios serán bienvenidos, y si quieres vincular el artículo a tu web o blog, puedes hacerlo sin ningún problema). Correo de contacto: fracasoacademico@gmail.com