images

10 Medidas contra el fracaso escolar

Más allá de la derogación de la LOMCE, de la eliminación de los itinerarios en la Educación Obligatoria, la supresión de la religión en las aulas, o de demandar una adecuada financiación del sistema educativo público de calidad, cuestiones que no son desde luego menores, convendría que nos fuéramos poniendo de acuerdo sobre aquellas cuestiones o aspectos en los que es urgente introducir cambios dentro de este sistema, para lograr terminar o al menos reducir sensiblemente el fracaso escolar, que es sin duda el gran problema que tiene actualmente.

Sin ánimo de ser exhaustivos y de recoger pormenorizadamente todas las medidas que se deberían tomar para mejorar nuestro sistema educativo y reducir el fracaso escolar, si cabe destacar desde este espacio algunas de ellas, con el fin de contribuir a este debate. A modo de decálogo, las propuestas sobre las cuestiones a abordar son:

  1. Compromiso con la mejora del sistema educativo. Todos los centros deberán evaluar el desarrollo de los procesos educativos que llevan a cabo, y poner en marcha las acciones de mejora concretas que se comprometan a realizar para mantener y mejorar la calidad de estos procesos. Prestando una especial atención a la reducción del fracaso escolar, las repeticiones de curso, la no discriminación e inclusión de todos los estudiantes respetando la diversidad que los caracteriza.
  1. Transparencia. Los compromisos de mejora los centros deberán publicarlos en sus web en un lugar destacado. Los centros también deberán publicar en sus web, y explicar en términos asequibles para toda la comunidad educativa, su proyecto educativo,  su Programación General Anual  (PGA), los criterios de evaluación y los resultados alcanzados por grupo y curso, además de toda aquella información que pueda resultar de utilidad para que toda la comunidad educativa conozca cómo se va desarrollando el curso en ellos.
  1. Horario y jornada de los estudiantes. Hay que reducir la intensidad del horario y de la jornada escolar de los estudiantes. Para ello se tienen que adoptar medidas como:
    • Reducir el periodo de vacaciones de verano a dos meses, sin que ello suponga un incremento de las horas de clase.
    • Facilitar a las familias el que sus hijos tengan una jornada partida en los centros, de manera que los estudiantes puedan tener descansos entre las clases y un menor número de clases seguidas.
    • Reducir las tareas y deberes que tienen que realizar los estudiantes fuera de sus centros, garantizando que las mismas estén adecuadamente planificadas y coordinadas entre todos los profesores y las familias.
  1. Evaluación. Se tiene que garantizar que se realice de manera efectiva una evaluación continua y formativa de los estudiantes, y acorde con el nivel de competencias establecido. Esto implica:
    • El desarrollo de formas de evaluación sin exámenes.
    • La eliminación de los exámenes orientados exclusivamente a calificar a los estudiantes.
    • La eliminación de los exámenes y la evaluación de septiembre.
    • La reducción drástica de las repeticiones de curso.
    • La formación específica del profesorado en “Evaluación”.
    • La armonización en los criterios y rubricas de evaluación entre los docentes de todos los centros.
  1. Implicación de los padres y el entorno de los centros. Hay que incrementar y potenciar la información y la comunicación de los centros y sus docentes con las familias y su entorno, y programar acciones y actividades para que participen, con y en los centros,  en el aprendizaje de sus hijos, habilitando los espacios y los tiempos que lo faciliten.
  1. Estabilidad del profesorado. Se tienen que adoptar las medidas oportunas para reducir drásticamente la rotación del profesorado, garantizando una estabilidad que permita diseñar y dar continuidad a los proyectos educativos de los centros. Lo cual requerirá también una mayor permanencia del profesorado en los centros, para la coordinación y desarrollo de los mismos, sin que ello implique un incremento de sus horas de docencia.
  1. Libros de Texto. Como regla de carácter general, hay que proceder a la supresión de los libros de texto y fomentar el desarrollo de materiales por los propios docentes, la utilización de libros que no sean de “texto”, y los recursos disponibles en internet.
  1. Disciplina y sanciones. Hay que suprimir los castigos y sanciones que impliquen restricciones en el derecho a la educación de los estudiantes (como las expulsiones y/o la privación de la asistencia a las clases), de aquellas que puedan resultar vejatorias, y de las que no sean de carácter claramente educativo.
  2. Innovación educativa y trabajo en equipo. Hay que fomentar y proteger las iniciativas de innovación educativas orientadas a la reducción del fracaso escolar que impliquen la coordinación y el trabajo en equipo del profesorado. Lo cual implica ir más allá de tolerar estas prácticas, supone apoyarlas y reconocer al profesorado que se implique en las mismas.
  3. Acceso a la profesión docente. Hay que adoptar un conjunto de medidas orientadas a garantizar que las personas que accedan a la profesión docente cuenten con las competencias que requiere su desempeño:
    • Incremento del nivel de exigencia en los títulos de graduado de educación infantil y primaria, de manera que se garantice un alto desarrollo de las competencias docentes de sus graduados.
    • Reformulación del Máster de Educación Secundaria, centrándolo en la formación didáctica y el desarrollo de las competencias docentes. E incrementar el grado de exigencia en el mismo, de manera que se garantice un alto desarrollo de las competencias docentes de sus graduados.
    • Supresión de los grados y máster en educación no presenciales.
    • Cambiar las pruebas de acceso a la profesión docente, orientándolas a comprobar y valorar el grado de las competencias docentes de los candidatos, y su adecuación al Proyecto Educativo de los centros a los que opten.

(Si lo deseas puedes comentar el artículo, tus comentarios serán bienvenidos, y si quieres vincular el artículo a tu web o blog, puedes hacerlo sin ningún problema). Correo de contacto: fracasoacademico@gmail.com